Monogràfics

Margaret Atwood | Salomé Fernández

Escrito por Salomé Fernández

Una cita

“Cada utopía (vamos a quedarnos sólo con las literarias) enfrenta el mismo problema: ¿Qué hacer con las personas que no se adaptan?”

 

Dos ediciones

Os recomiendo la edición de Salamandra de 2016 de Por último el corazón, traducida por Laura Fernández. Si leéis a Margaret Atwood en inglés comprobaréis que su ironía es especialmente reconocible; personalmente, pienso que no podría hablarse de ella sin señalar este factor y Laura sabe por dónde van los tiros.

Por ultimo el corazon_135X220

Ediciones Salamandra

Si os atrevéis a leerlo en su idioma original, señalaría la edición de tapa blanda de Penguin Random House de 2015, la primera casa que publicó esta obra.

the heart goes last

Penguin Random House

Qué tiene Margaret Atwood?

Uno de los motores fundamentales de esta novela (Por último el corazón) es el humor, un humor paródico que pone continuamente contra las cuerdas la identidad y la construcción de sentido de un mundo en quiebra. La crisis catapulta a los personajes fuera de una comodidad de clase media que no cuestionaban y los confronta con el hecho de que su vida ya no les pertenece; su rol era el rol que felizmente otros les habían permitido jugar.

 Esta novela distópica muestra esa búsqueda de nuevos vínculos, donde cuestionar el papel que se ha representado y naturalizado es fundamental. Atwood desordena, problematiza, con inteligente ironía, cómo respondemos y cómo criticamos nuestra posición en el mundo. Más allá de eso: ¿sabemos que jugamos un rol? ¿sabemos a quién le interesa que así sea y que sea de una manera determinada?

 Una cuestión que no he visto que se comente tanto en relación a esta novela es que Atwood puede considerarse como una de las autoras que mejor refleja, actualmente, la complejidad de ser mujer en un mundo que no cuestiona lo suficiente el discurso que se lanza desde el poder. Un discurso hetero-patriarcal que duda constantemente de la fuerza y de la valentía de las mujeres, así como de su capacidad para escapar de aquel lugar donde se las quiere retener. Atwood se ríe en nuestra cara en este sentido y nos hace dudar de nuestras predicciones respecto a las mujeres que se mueven por la novela.

Un personaje

Stan, sin duda; aunque más que un personaje lo catalogaría como una caricatura, como un niño obligado a jugar un papel de adulto. Me parece que es fundamental para entender cómo se elabora la crítica, en qué punto quiere situarse Atwood para presentarnos las tensiones y las crisis de los personajes. Stan no sabe hasta qué punto no ha elegido ser lo que es, no sabe hasta qué punto la falta de sentido que experimenta está enraizada en algo más grande que él mismo. Stan es el chiste mejor elaborado por Atwood, un chiste que nos incomoda muchísimo y ahí está la clave.

Si te gusta Margaret Atwood, te gustará…

 Me voy a la novela gráfica para recomendaros Y, the last man de Brian K. Vaughan, casa muy bien con las reflexiones que pone sobre la mesa Atwood entorno al papel de la mujer. También os recomiendo el poemario de Anne Sexton ‘El asesino y otros poemas’, otra mujer que rompió moldes desde la poesía para lanzarnos preguntas como dardos acerca de nuestra identidad.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s